Rosamorada, 20 de mayo de 2007.-La Junta Vecinal de
Rosamorada, encabezada por Trinidad Flores Jiménez e
integrada por Rosa Martina Ramos, Lucía Flores Sojo y
Lucio Rodríguez, entre otros, en términos coloquiales
puedo decir que "se salieron con la suya" y lograron
-contra viento y marea- que el sábado en la tarde se
reinaugurara el Museo Comunitario, ubicado en una sala
pequeña de la Presidencia Municipal.

Digo que se "salieron con la suya", porque un poco
antes de la reinauguración del recinto cultural, se
corrió la especie que el presidente municipal Teódulo
Sillas se opone al funcionamiento del museo, quiere
ese espacio para instalar un comedor. Sin embargo, los
integrantes de la Junta Vecinal se comportaron a la
altura, le dieron en todo momento su lugar al ausente
en el acto, es decir al primer edil.

El Museo Comunitario de Rosamorada, cuenta con un
guión museográfico sencillo, que va de la época
prehispánica a lo contemporáneo. Con una colección de
piezecitas arqueológicas da inicio, luego le siguen
unas fotografías antiguas, donde se pueden ver el
mercado, la plaza y el kiosco de hace algunos
decenios; una pequeña pila de agua bendita de la
iglesia colonial de Cofradía de Cuyutlán sigue en la
exhibición, enseguida la parte dedicada a las culturas
cora y huichola, la Danza de Conquista y las
actividades económicas del municipio dan paso a un
pequeño espacio -perdón por la intromisión- dedicado a
la exposición de la obra literaria y un currículo
abreviado del del habla, distinción que agradezco
profundamente a los artífices de este bello espacio
cultural, donde tuvo que ver mucho Noe Sanabia,
coordinador de museos del Centro Regional del
Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

A la inauguración del Museo Comunitario de Rosamorada,
asistieron el encargado de la dirección del INAH
Armando Santa Cruz, el regidor por el PRD (Partido de
la Revolución Democrática) Eleuterio Martínez, el
director de la Casa de la Cultura Aurelio López, quien
habló en representación del presidente municipal.

Posteriormente se realizó un festival artístico, con
la colaboración del INAH y del Consejo Estatal para la
Cultura y las Artes de Nayarit (CECAN). Participaron
Catalina Ruiz, quien ejecutó dos breves piezas con su
violín, la Banda Juvenil Rosamorada de la Escuela
Secundaria Técnica 8, dirigida por José Manuel Galván
Piña, para cerrar con la participación del Mariachi
Tradicional del Estado.

Los 14 chavos de la Banda Juvenil Rosamorada,
alegraron a los presentes al acto cultural, con piezas
como "Mi lindo Nayarit" y "El sauce y la palma". Una
agrupación musical que pronto, muy pronto, dará mucho
de qué hablar. Rosamorada se consolida como cuna de
excelentes músicos.

Para la realización del Museo Comunitario de
Rosamorada se contó con el apoyo, además del INAH del
Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y
Comunitarias (PAMYC).

"Desgraciado gavilán que agarra y suelta" reza un
dicho popular que se oye mucho en Rosamorada. El
presidente municipal Teódulo Sillas, tiene el
compromiso moral de apoyar al Museo Comunitario de
Rosamorada. Si intenta quitarlo, se encontrará con una
comunidad que defiende sus espacios culturales.

* Escritor, periodista e investigador de arte. Radica
en la Ciudad de México.

Cesar Delgado Martinez*

Museo Comunitario de Rosamorada